miércoles, 27 de febrero de 2013

Sevilla, La Estación y Silvio Rodriguez

     La verdad es que conocer  Sevilla de la mano de la persona a quien amas es la mejor forma de meterse en el ambiente tan especial de esta ciudad. Pasear y tapear por el barrio de Santa Cruz, conocer la Plaza de España, que la majestuosa giralda te sorprenda al salir de una callejuela......, Sevilla es una ciudad para pasear con calma.

     En esa ciudad muy cerca de la alameda de Hercules está "La Estación", uno de esos locales donde los "locos" que hay en cada pueblo siguen intentando defender la música de gente minoritaria, de gente que se esta intentando abrir camino en esto de la música y que se dedican a contarnos de manera muy personal sus vivencias.

     Es un local acogedor, con ambiente cultural, en la entrada tiene un recibidor decorado con fotos de la gente que ha pasado por allí con su arte y una barra que sirve de bar y de taquilla. Dentro de la sala sillas, sofás  banquetas, mesas... todo dispuesto para que cada uno disfrute del concierto como mejor le parezca. Las paredes están decoradas con cuadros de distintos tipos y a la izquierda una sala un poco separada donde cuelgan caratulas de discos de cantautores de todas las épocas. Un lugar bonito y acogedor de los que tienen que existir en todas las ciudades.

     En ese escenario Joaquín Calderón y Antonio Amuedo nos ofrecieron el sábado un sentido homenaje al maestro Silvio Rodriguez. Intentar emular a Silvio es tarea muy complicada pues como nos contaron durante el concierto, el maestro tiene la "manía" de complicar los temas haciendo cosas extrañas que hace que sacar sus canciones sea tarea heroica. Afinaciones extrañas, cuerdas bajadas de tonos, notas interminables.....y por si esto fuera todo un tono de voz que puede romper cualquier garganta.

     Pues bien Joaquín llevaba el trabajo bien hecho de casa y nos ofreció un recital de guitarra acompañando de una manera magistral las canciones y dando en algún momento un pequeño aire flamenco a ciertos acordes que hacían recordar en que tierras estábamos. Antonio aparentemente lo tenía mas "fácil", dentro de la gran dificultad, pues su voz es muy muy parecida a la de Silvio y por momentos si cerrabas los ojos parecía que estabas escuchando al compositor cubano.  Antonio se dejó la voz con esos tonos altos y pudo cantar las enrevesadas letras sin problema, lo cual es todo un mérito.

     El resultado fue una noche fantástica recordando temas muy conocidos y con un resultado más que notable, la verdad es que el reto era muy complicado y lo superaron con nota, tanto con las voces como con la guitarra.

     Me quedé con ganas de escuchar algún tema más de la cosecha de estos dos autores, pero no era la noche...., es una pena la larga distancia entre Sevilla y Santander pues no será fácil que les encuentre por estas tierras,.....que se le va ha hacer tendré que volver por Sevilla.

     Gracias por una gran noche y por un gran fin de semana.


video

2 comentarios:

  1. Gracias, quisiera pedirte permiso para poner esta bella crónica en nuestra nueva web y de paso invitarte a visitarla y difundirla, www.purosilvio.com.
    Salud.

    ResponderEliminar